Install theme
cada libro es un mundo 
“He perdido a toda la gente que me importaba en la vida. ¿Cómo coño se sobrevive a eso?”, me dijo una vez mientras sonaba aquella canción de Bruce Springsteen. La tristeza debe de ser como no poder abrazar a alguien por mucho que lo encierres entre tus brazos, hay cierta distancia que nace dentro de uno mismo, y es inabarcable. Yo lo intenté abrazar, pero no pude. Si lo quise tanto no lo supe hasta que quise ponerme todas sus heridas. “Ojalá fuese el dolor un vestido que nos viniese más pequeño que la sonrisa”, y entonces recordé que no le había visto reír desde hacía mucho tiempo. Ayer la playa me habló de el. Cuando las olas llegaban a la orilla, y luego se iban, y parecían no ir a ninguna parte, creo que entendí cómo debe de sentirse uno estando solo. No puede arreglar algo, alguien que está roto. Me miraba las manos y en ese silencio se lo dije “no sé qué coño le hemos hecho al mundo para que nos trate de esta forma”. Y nada de esto importa. Lo peor. Lo peor es que hay tal infinitud en lo horrible, y a veces cuesta tanto apreciar lo bonito, que en el momento en el que abandonas la luz no vuelves a ella. La oscuridad debe de ser otra corriente, en algún océano, que sólo arrastra hacia adentro.
1 week ago · 2 notes · reblog